Helena Rohner

De apariencia serena y sencilla, espíritu inconformista y “rebelde”, esta increíble canaria de 52 años descubrió su vocación en los cursos de joyería a los que asistía por las tardes al tiempo que se formaba en las más importantes ciudades del mundo. La indudable magia de la ciudad de Florencia, la vitalidad de la Londres más urbana y la luminosidad de Madrid han dejado huella en las creaciones de Helena.